China, un gigante con voz

La nación asiática ha devenido protagonista en las relaciones internacionales a favor de un mundo multipolar

CLAUDIA FONSECA SOSA

china bandera

Muchos afirman que este es el siglo de China. No solo por sus impresionantes logros sociopolíticos, económicos, científicos… que la ubican entre los países con mayores perspectivas de desarrollo en el mundo, sino porque este país asiático ya ha dejado de ser lo que algunos calificaron como un gigante sin voz y se ha convertido en un protagonista de primera fila en las relaciones internacionales a favor de un mundo multipolar.

La diplomacia china aboga por el establecimiento de un “mundo armonioso”.

Sin estar exenta aún de algunas tareas pendientes en el orden interno —la mayoría de las cuales son consecuencia indirecta del propio crecimiento acelerado y las reformas que se vienen implementando desde 1979—, China se considera hoy una de las economías más fuertes del globo, con posibilidades reales de sortear con éxito los efectos nocivos de la crisis financiera.

Desde su asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU ha mediado en conflictos que hubieran sido catastróficos para el mundo y ha sentado las bases —junto a otros importantes actores de la geopolítica como Rusia— de un nuevo orden internacional.

Latinoamérica y el Caribe, África, Asia, Rusia y la mayor parte de los países europeos ven en China a un socio estratégico. Estados Unidos la mira con recelo, pero reconoce que están demasiado interrelacionados como para ser “enemigos” frontales.

En ese contexto, Beijing dio a conocer esta semana sus prioridades en política exterior para el 2014.

La diplomacia china aboga por el establecimiento de un “mundo armonioso”, que debe ser democrático y donde las relaciones internacionales se fundamenten en la legalidad y el multilateralismo. Este concepto aspira a un orden global en el que todos los países cultiven la confianza entre sí, respeten la soberanía y la integridad territorial de los otros, mediante la no intervención y un diálogo respetuoso de civilizaciones.

Siguiendo esas directrices, en el 2014 China pretende profundizar sus relaciones de beneficio compartido con los países en desarrollo de África, Latinoamérica y el Caribe, así como implementar un vínculo inteligente con los estados más poderosos, para modificar el llamado “destino de conflicto” entre potencias emergentes y potencias existentes.

“China promoverá la construcción de un marco para sus relaciones con grandes potencias, que se deberán caracterizar por interacciones positivas y un sano desarrollo”, dijo el canciller Wang Yi, durante un foro sobre la diplomacia china en el 2013.

En ese sentido, el jefe diplomático elogió la asociación estratégica integral alcanzada con Rusia y el desarrollo en marcha de un nuevo tipo de relaciones con Estados Unidos.

También alabó los acercamientos entre China y la región latinoamericana durante el año a punto de concluir, los cuales —según su criterio— mostraron el interés de ambas partes de intensificar las acciones de beneficio compartido, a favor de la cooperación Sur-Sur.

“La perspectiva ahora es que los países latinoamericanos se vean beneficiados con el crecimiento económico, la urbanización y el desarrollo de la clase media de China durante las próximas décadas debido a la demanda de bienes con mayor valor agregado y no solo las tradicionales materias primas que envía América Latina al gigante asiático”, señala un reciente editorial del Diario del Pueblo.

En cuanto a su entorno regional, Beijing buscará “consolidar la amistad” con sus vecinos y resolver las disputas territoriales que le restan estabilidad a Asia mediante el diálogo y la negociación pacífica, sin la mediación de agentes externos. Promoverá, asimismo, las asociaciones de libre comercio con Japón, Sudcorea, Australia, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y otros socios de Asia Central.

“China mirará a los países miembros de las conversaciones de la Asociación Transpacífica (que se negocia entre doce países asiáticos y latinoamericanos, pero considerado por los analistas como el brazo económico del “pivote” de EE.UU. hacia Asia) con una actitud abierta, así como otras iniciativas de TLC regionales o interregionales”, añadió el ministro Wang, al insistir en que el gigante asiático continuará promoviendo la paz y la cooperación multilateral, en un ambiente respetuoso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en China y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a China, un gigante con voz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s