Un país cada vez más bello

CLAUDIA FONSECA SOSA

Imagen

Sesenta y ocho años han transcurrido desde aquel 2 de septiembre de 1945, cuando el líder revolucionario Ho Chi Minh proclamara desde la Plaza Ba Dinh, en la actual ciudad de Hanoi, la fundación de la República Democrática de Vietnam (o también llamada Vietnam del Norte). El territorio indochino dejaba entonces de ser una colonia francesa para convertirse en un Estado con aspiraciones socialistas.

“…nuestro país es uno, nuestra nación es una… el Norte debe avanzar hacia el socialismo”, proclamaba Ho Chi Minh ante las amenazas que emergían desde Occidente por la “molesta” aplicación de los principios del marxismo-leninismo a las condiciones concretas del país asiático. A Estados Unidos no le gustaba la idea de un Vietnam unificado y comunista, tal como aspiraba el padre de la independencia vietnamita, por lo que su intervención a favor de Vietnam del Sur propició que en 1955 estallara la guerra entre ambos lados de la península.

Pero se impuso un Norte victorioso, cual David frente a un poderoso y bien armado Goliat que se vio forzado a agachar la cabeza ante la determinación y la fortaleza de un pueblo vietnamita que luchaba por su total liberación. En Vietnam, Estados Unidos sufrió la mayor derrota de su historia.

En 1975 se funda la República Socialista de Vietnam que hoy conocemos, en cuyo desarrollo ha pasado de ser un país en ruinas —por tantos años de guerra— a convertirse en una de las economías más sólidas del Sudeste Asiático. El proceso Doi moi por el que se rigen sus dirigentes busca edificar una nación moderna, industrializada e inclusiva. Se trata de una Renovación con estilo propio, que no copia de nadie y se reivindica orgullosamente socialista.

“En Vietnam la gente sonríe fácilmente y siempre parece estar ocupada en algo productivo”, escribió una colega tras visitar recientemente el país amigo, que aunque lejano desde el punto de vista geográfico comparte con Cuba la máxima de luchar o morir por la independencia nacional y la justicia social.

Hoy Vietnam es uno de los pocos países que se acercan a cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en un intento sostenido por elevar el índice del desarrollo humano y lograr la equidad entre las distintas regiones del país, con una población cercana a los 90 millones de personas de diferentes credos y etnias.

Bajo la tutela del Partido Comunista, el pueblo vietnamita ha sabido adecuar las pertinentes transformaciones económicas al contexto histórico y las necesidades de la nación, enfrentando posibles dificultades, pero sin sacrificar su estabilidad política. Ha logrado resultados impresionantes que lo acercan cada vez más al propósito de “construir un Vietnam diez veces más bello”.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vietnam. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s