Sudáfrica y la apatía electoral

sudafrican

Fragmento tomado de IPS

En las elecciones generales de este miércoles 7 podrán votar por primera vez en la historia democrática de Sudáfrica quienes nacieron después del apartheid, en la “nación del arco iris” que inauguró Nelson Mandela en 1994. Pero muchos de ellos no le encuentran sentido al sufragio.

Los “nacidos libres” representan aproximadamente dos millones de los 31,4 millones de electores en este país de 53 millones de habitantes, pero la escasa proporción de ellos que se inscribieron para votar desconcierta a políticos y analistas.

Los jóvenes de 18 a 20 años no vivieron la lucha contra el régimen segregacionista blanco del apartheid que estuvo vigente entre 1948 y 1994, pero se enfrentan a luchas propias de gran magnitud, como el desempleo, la corrupción institucional, las pandillas, la violencia, el VIH/sida, la desigualdad de ingresos y la falta de acceso a la educación.

Sin embargo, solo un tercio, unos 683.000 nacidos libres, se registraron para sufragar, según datos de la Comisión Electoral Independiente de Sudáfrica.

Para los expertos no está claro si la falta de interés se debe a la apatía, una tendencia mundial entre los jóvenes, o a algo completamente distinto.

“Es probable que la juventud considere sus actividades políticas y sus responsabilidades sociales de una manera muy diferente a la de las generaciones de sus padres y abuelos”, analizó el vicerrector y director de la Universidad de Witwatersrand, Adam Habib.

“La apatía… es una tendencia mundial. La juventud de Sudáfrica no es distinta a los jóvenes estadounidenses, británicos, europeos o indios. Sería injusto calificarlos de apolíticos en su conjunto”, agregó.

Con frecuencia, los jóvenes no consideran las elecciones ni el activismo político como un deber, según Habib, en parte porque están decepcionados por la falta de progresos desde las elecciones de 1994 que inauguraron la democracia.

“La gente se siente dislocada. Siente que los políticos no defienden sus intereses. Siente que el voto no hace ninguna diferencia”, manifestó Habib.

El académico cree que las cifras de desempleo juvenil y desigualdad de ingresos de los jóvenes son “precarias” y advierte que los políticos tienen que resolver estos problemas si pretenden atraer el voto de la juventud.

Más de 40 por ciento de la población sudafricana es menor de 20 años por lo que es crucial que los partidos políticos reevalúen sus propuestas y atiendan las necesidades de los jóvenes, afirmó Habib.

Los nacidos libres constituirán alrededor de un tercio de los votantes en las próximas elecciones generales de 2019, explicó.
“El impacto” de los nacidos libres “cambiará fundamentalmente la manera en que la sociedad piensa, se comporta, refleja sus retos, protesta contra las atrocidades”, opinó Habib.

“¿Sabes lo que están pensando? ¿Sabes lo que quieren? ¿Sabes si el sistema que estás proponiendo puede atender sus inquietudes?”, se preguntó.

Artículo original: Los “nacidos libres” de Sudáfrica no tienen ganas de votar. Por Rebekah Funk
http://www.ipsnoticias.net/2014/05/los-nacidos-libres-de-sudafrica-tienen-ganas-de-votar/

DATOS SOBRE PARTIDOS SUDAFRICANOS

El Congreso Nacional Africano (ANC, siglas en inglés) es el partido de gobierno en la República Sudafricana desde el establecimiento de una democracia constitucional multirracial en abril de 1994.

Conocido popularmente como el partido histórico del icónico Nelson Mandela, el ANC se define como un movimiento de masas de liberación nacional y una fuerza disciplinada de izquierda. Su actual máximo líder es el presidente del país, Jacob Zuma.

El gremio político gobernante fundado el 8 de enero de 1912 en la Iglesia Waaihoek Wesleyan, de Bloemfontein, tiene hoy una membresía oficial estimada en casi millón y medio de militantes, además de cientos de miles de activistas voluntarios en las nueve provincias.

Junto con la mayor federación laboral del país, el Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu) y el Partido Comunista Sudafricano (SACP) integra la llamada Alianza Tripartita que lidera la rama ejecutiva en Union Buildings desde hace dos décadas.

En todos los comicios generales de la era postapartheid el Congreso Nacional Africano ha obtenido más del 60 por ciento de los sufragios populares y siempre ha sido la organización dominante en la Asamblea Nacional, con sede en la sureña Ciudad del Cabo.

A mediados de la década de 1940, el grupo fue remodelado como un potente movimiento de masas y respondió militarmente a los ataques contra los derechos de los negros sudafricanos llamando a huelgas, boicots, y a la nacional Campaña del Desafío, una cruzada masiva de resistencia al apartheid. El ANC es miembro de la Internacional Socialista y es considerado la fuerza de liberación nacional más antigua del continente.

Su programa principal está basado en la proclamación de una Revolución Nacional Democrática, un sistema social que busca el empoderamiento intelectual, educativo y económico de los ciudadanos.

En las elecciones de 2009, el ANC ganó el 69,69 por ciento o 11,6 millones de votos nacionales, lo que le representó 279 asientos en el Parlamento, aunque la cifra significó una caída desde las 297 butacas asignadas antes del escrutinio general.

……….

La Alianza Democrática (DA, siglas en inglés) es el principal partido de la oposición en la República Sudafricana, el segundo con más escaños en el Parlamento Nacional y gobierna en la sureña provincia de Western Cape desde 2009.

Dirigida en el ámbito nacional por la premier Helen Zille, DA se autodenomina una organización ampliamente centrista, pero con planes políticos económicos-sociales que toman préstamos ideológicos de la centro-derecha y centro-izquierda.

Este grupo es miembro de la Internacional Liberal y de la Red Liberal de África, tiene sus raíces fundacionales en el movimiento antiapartheid de los años 1970 y 1980 y surge a partir de la desintegración de varios partidos progresistas encabezados por líderes de la minoría blanca en aquella época.

Entre sus agrupaciones antecesoras se pueden mencionar al Partido Progresista, el Partido Reformista Progresista, el Partido Demócrata y el Partido Federal Progresista. Algunas de las figuras fundadoras más destacadas son Helen Suzman, Colin Eglin y Harry Schwarz.

Sus principales dirigentes en la actualidad, además de Zille, son la jefa parlamentaria Lindiwe Mazibuko, Wilmot James, James Ser, Mmusi Maimane, Mbali Ntuli, Yusuf Cassim, Jonathan Moakes, y la alcaldesa de Ciudad del Cabo, Patricia de Lille.

La organización partidista ha ido ganando un relativo respaldo popular en ascenso desde que alcanzó un 22 por ciento de los votos en las elecciones locales del año 2000 en Ciudad del Cabo y una mayoría legislativa en esa urbe, la segunda más populosa en este país.

En noviembre de 2008, DA efectuó una especie de reunión constitucional con la meta de relanzar el partido en las nueve provincias, introdujo un nuevo logotipo azul con un sol amarillo, y un nuevo lema: “Una nación, un futuro”.

La política macroeconómica de este partido aboga por un enfoque de economía mixta, donde el Estado interviene en la red industrial en la medida en que pueda ampliar opciones empresariales dentro de un fuerte marco regulatorio, déficit presupuestario inferior y un mercado de trabajo desregulado.
DA y Zille fueron muy criticados por su presunta relación con los ataques xenófobos acaecidos en Ciudad del Cabo en 2008.

Autoridades acusaron a la líder opositora de incitar a la violencia cuando llamó a marchar duramente sobre los extranjeros traficantes de drogas, durante una visita a la zona de Mitchell.
En las elecciones generales de 2009 DA ganó 2,9 millones de votos, o un 16,66 por ciento del sufragio nacional, lo que le valió para 67 asientos parlamentarios (en un total de 400). La cifra significó un repunte de 17 butacas respecto a la anterior Asamblea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en África y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sudáfrica y la apatía electoral

  1. Francisco Porto dijo:

    Hay que entender que Sudáfrica no tiene una tradición de ejercicio de la democracia plena, primero por el colonialismo y luego por el Apartheid. Tras la euforia inicial y principalmente el carismático liderazgo de Mandela, era de esperar una decaída en la participación electoral.

    El abstencionismo se manifiesta globalmente, considerándose una magnífica participación cuando los votantes sobrepasan el 75% de los empadronados (menos del 90% de los posibles) a lo cual hay que agregar las boletas anuladas y el voto en blanco. Como excepción solamente en Australia, donde el voto es obligatorio, se registra un abstencionismo de alrededor de un 5%.

    En Estados Unidos es común elecciones parciales (a medio término) con participaciones muy bajas, aumentando sensiblemente durante las presidenciales. Pero a nivel local, eligiendo alcalde y concejales, a veces no sobrepasa el 40% de los electores registrados.

    Me gusta

  2. Francisco Porto dijo:

    Que bueno. Pense que al publicar ciertos comentarios te habian censurado, tal como hacen conmigo. Interesante articulo sobre un país que ha heredado enormes problemas sociales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s