¿Y si un día la playa cambiara de lugar?

malecon-habanero-05

El reto del cambio climático en un país como Cuba

Claudia Fonseca Sosa

En la etapa veraniega cubana, ir a la costa o a la playa es la actividad preferida por todos. Aquellos que viven lejos recorren largas distancias con tal de disfrutar del sol y del mar. Pero, si se confirman los pronósticos sobre el peligro que representa el cambio climático para países insulares como Cuba, dentro de unos pocos años puede que la costa no esté donde se solía encontrar, ni que el sol sea tan soportable.

De acuerdo con el doctor Eduardo O. Planos Gutiérrez, presidente del Programa Nacional de Ciencias sobre el Cambio Climático, existen evidencias de que en Cuba este fenómeno ha influido en la elevación de la temperatura promedio anual y en la disminución del volumen de precipitaciones, en el aumento de la humedad y en la agudización de los periodos de sequía.

En conversación con MundoDelSur, el también investigador del Instituto Nacional de Meteorología (INSMET) asegura que se ha producido un incremento de las lluvias de invierno y una disminución de las lluvias de verano.

El nivel del mar ha subido hasta 8,56 centímetros en los últimos 40 años y la tendencia se mantiene, sobre todo en el occidente del país.

Estudios realizados por científicos cubanos durante los últimos cinco años sobre vulnerabilidades de los sistemas costeros en la región del Caribe, alertan que la elevación del nivel del mar entre el año 2050 y el 2100 estaría en un rango entre 27 y 85 centímetros. Esta realidad tendría fuertes implicaciones geográficas, demográficas y económicas para los estados insulares del área, incluida Cuba.

Según refiere el libro coordinado por el entrevistado y de reciente publicación, Impacto del Cambio Climático y Medidas de Adaptación en Cuba, en el año 2050 podría quedar sumergido de forma permanente un 2,32 % del territorio nacional cubano. Ello implicaría que de no cumplirse con las medidas de adaptación —ya iniciadas paulatinamente—, se afectarían 79 asentamientos costeros y 15 desaparecerían totalmente. La costa sur sería la más vulnerable.

El texto científico expone el trabajo realizado en la preparación de la Segunda Comunicación Nacional a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y señala las variaciones y transformaciones observadas en el clima de Cuba en las últimas décadas, así como los escenarios más probables del país para los años 2050 y 2100.

Planos Gutiérrez asegura que “la principal víctima del cambio climático en Cuba y en cualquier lugar del mundo es el ser humano, más allá de las especies animales, pues este fenómeno influye en la forma que vivimos, en nuestro hábitat, en nuestra salud”.

Argumenta que los impactos descritos antes han sido “cambios significativos en el clima que se corresponden con un calentamiento de la atmósfera por la emisión de gases contaminantes, que inciden en la vida de los cubanos en tres formas”.

En primer lugar, sostiene, traen como consecuencia la disminución de los recursos hídricos y la disponibilidad de agua, calculada por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) en 13 mil 600 millones de metros cúbicos.

“Hoy día Cuba no cuenta con tanta agua como se pensaba. Si divides la cantidad de agua que tenemos entre la cantidad de personas te das cuenta de que estamos muy cerca del índice de pobreza hídrica (mil metros cúbicos per cápita anuales)”, asegura el especialista.

“Cada vez son más frecuentes los periodos de sequía y el avance del agua de mar tierra adentro disminuye las reservas y la calidad del agua dulce para el consumo doméstico, de los animales y para los cultivos”.
Por tanto, afirma, “es una prioridad mejorar los sistemas hidráulicos a nivel nacional y evitar el desperdicio de agua en los hogares”.

Según informó en el programa televisivo Mesa Redonda el vicepresidente del INRH, Abel Salas, en la actualidad el 58 % del agua bombeada en Cuba se fuga por conductoras antiguas en mal estado y, por tanto, se trabaja en la supresión de alrededor de 250 mil salideros.

Aclaró también que de los 242 embalses existentes en el país, 77 constituyen fuentes de abastecimiento para la población.

Por su parte, Antonio Rodríguez, también vicetitular del INRH, destacó que en el presente año Cuba desarrolla un plan de inversiones que sobrepasa los 320 millones de pesos para ejecutar obras encaminadas al abasto y saneamiento del recurso.

Rodríguez precisó que dentro de este proceso inversionista se trabaja en la rehabilitación de conductoras y redes hidráulicas, la implantación de un sistema de metraje, la reparación o sustitución de estaciones de bombeo y en un plan de mantenimiento de toda esa infraestructura para alargar su vida útil.

Planos Gutiérrez asegura a MundoDelSur que esta situación hídrica, junto al aumento de las temperaturas impacta en la agricultura.

El 60 % del agua en nuestro país la consume el sistema de la agricultura, de ahí que este sea uno de los eslabones principales en los que urge optimizar esfuerzos y concretar acciones para emplear solo los volúmenes permisibles y así disponer de mayores cantidades en el futuro.

“En Cuba se producen cultivos como la papa y el tabaco, que son muy sensibles a los cambios de temperatura y de humedad relativa”, dice el entrevistado.

Explica que estas condiciones climáticas favorecen el desarrollo de plagas y que —por ejemplo— se retrase el proceso de secado de las hojas de tabaco.

El doctor testifica que respecto a estos cultivos se están tomando las medidas pertinentes y enfatiza que ser agrícolamente sostenible no depende solo de la voluntad política —la cual es evidente—, sino de contar con un régimen climático adecuado y suficiente agua.

“Por eso es tan importante que los decisores conozcan cómo el cambio climático puede impactar en los programas de desarrollo nacional”, agrega.

Asimismo, Planos Gutiérrez advierte que otro gran impacto del cambio climático está en el confort de la vida y en la salud de las poblaciones más vulnerables (niños y ancianos).

“Los cambios en el clima cubano —junto a otros problemas relacionados con la administración— han propiciado las condiciones para que aumenten enfermedades transmitidas por vectores y que tienen que ver con la calidad hídrica, por ejemplo el dengue y el cólera”, explica.

De ahí la importancia de que las personas tomen las medidas de prevención que recomienda el Ministerio de Salud Pública y eviten que sus hogares se conviertan en focos de transmisión de enfermedades.

Por otra parte, el presidente del Programa Nacional de Ciencias sobre el Cambio Climático sustenta que los residentes en las zonas costeras del sur del país, más vulnerables ante la elevación del nivel de mar —como pueden ser Batabanó y la Ciénaga de Zapata—, eventualmente corren el riesgo de tener que migrar.

“A esas personas habría que reubicarlas, asegurarles trabajo y el acceso a los servicios básicos como corresponde. Sus vidas cambiarían radicalmente”, advierte.

Ante esta realidad el Gobierno cubano cuenta con un programa de enfrentamiento al cambio climático —donde participan tanto los ministerios como los Órganos Locales del Poder Popular—, dirigido a contrarrestar los efectos negativos de este fenómeno en los planes de desarrollo del país y en la vida de los ciudadanos.

Este programa impulsa la realización sistemática de estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgos de desastres, las estrategias climáticas sectoriales, el monitoreo, la comunicación y la concienciación social.

También estimula políticas destinadas a evitar, prevenir, responder y recuperarse de eventos climáticos extremos, reducir su impacto y aumentar la capacidad de enfrentamiento a personas expuestas a ellos. No obstante, es necesaria la participación activa y consciente de todos para cumplir con los objetivos propuestos. Asimismo, es fundamental el respeto y la disciplina a las medidas y regulaciones dispuestas al respecto por la Defensa Civil.

“Aunque estos escenarios dramáticos pudieran o no confirmarse, lo más importante son las medidas de adaptación”, enfatiza el entrevistado.

ENFRENTAMIENTO AL CAMBIO CLIMÁTICO, UNA PRIORIDAD
La preocupación en el país por la protección y conservación de los recursos naturales, considerados como patrimonio de todo el pueblo, ha estado en la agenda de la Revolución cubana casi desde su propio triunfo.

En su mensaje a la Cumbre de Río en el año 1992, el líder de la Revolución Fidel Castro manifiesta que el hombre no puede posponer las acciones para contrarrestar los efectos negativos del cambio climático, pues su “especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida”.

Apenas concluida la Cumbre de Río y teniendo en cuenta los compromisos contraídos por Cuba en ese importante evento multilateral, se modifica el Artículo 27 de la Constitución de la República y se incorpora a la misma el concepto de desarrollo sostenible.

En ese mismo año se firman la Convención sobre la Diversidad Biológica y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.
Se crea en el año 1994 el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) y tres años más tarde, la Asamblea Nacional del Poder Popular aprueba la Ley 81 del Medio Ambiente. Esta normativa ha servido como fundamento para legislaciones complementarias y otros instrumentos de la gestión ambiental, incluidos en el programa nacional de enfrentamiento al cambio climático.

En el 1997 queda constituido el Grupo Nacional de Cambio Climático, cuyo trabajo ha facilitado el desarrollo de una masa crítica de expertos cubanos y el fortalecimiento institucional para afrontar este fenómeno.

Cuba es Parte del Protocolo de Kyoto desde el 30 de julio de 2002. Aun cuando el país no tiene compromisos obligatorios de reducción de emisiones, ha llevado a cabo iniciativas importantes en este sentido.
Ejemplo de ello fue la llamada Revolución Energética, mediante la cual se sustituyeron en los hogares e industrias equipos altos consumidores, se instalaron plantas fotovoltaicas y parques eólicos, etc.

También se ha producido el incremento sostenido de la cobertura boscosa del país y se ha prohibido la tala de mangle en las costas.

De acuerdo con el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medioambiente (CITMA), estas medidas —además del impulso dado por el Estado a las fuentes de energías renovables— contribuyen a mitigar el cambio climático, evitando emisiones y capturando por parte de los bosques el Carbono que se incorporaría a la atmósfera debido a la quema de combustibles fósiles.

Como país firmante del Convenio de Viena sobre la Protección a la Capa de Ozono, el Protocolo de Montreal y todas sus Enmiendas, Cuba se encuentra hoy en plena implementación del Programa Nacional para la eliminación de las Sustancias Agotadoras del Ozono (SAO), acorde al cronograma establecido para su efecto por este acuerdo internacional hasta el año 2040.

La comprensión del cambio climático como un fenómeno que ataña a toda la sociedad es la clave para mitigar y adaptarnos a sus efectos. Y el momento para hacerlo es ahora.

…….
Perfil del entrevistado: Doctor Eduardo O. Planos Gutiérrez, presidente del Programa Nacional de Ciencias sobre el Cambio Climático, investigador del Instituto Nacional de Meteorología (INSMET), profesor universitario y autor del libro Impacto del Cambio Climático y Medidas de Adaptación en Cuba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿Y si un día la playa cambiara de lugar?

  1. Ricardo dijo:

    COMO ES POSIBLE ASEVERAR LA PERDIDA DE SUPERFICIE DE CUBA, DEBIDO AL CAMBIO CLIMATICO, SI DESDE 1965 NO SE HA REALIZADO UNA NUEVA DETERMINACION DEL AREA DEL ARCHIPIELAGO CUBANO?
    QUIEN PUEDE ASEGURAR QUE LA CANTIDAD DE ELEMENTOS EMERGIDOS (ISLAS, CAYOS, ISLOTES, CAYUELOS) EN EL ARCHIPIELAGO CUBANO ES ALREDEDOR DE 4000, COMO ASEGURAN ALGUNOS ESPECIALISTAS?

    Me gusta

    • El grupo interministerial que trabaja estos temas han realizado esudios de este tipo.

      Me gusta

      • Francisco Porto dijo:

        En los años 60 se comenzo a desecar (drenar) la Cienaga de Zapata para sembar arroz. Resultado: desastre ecologico.
        En los años 60-70 se comenzo el desbroce masivo (Brigada Invasora Che Guevara) para aumentar las areas cultivadas de caña. Resultado: desastre ecologico.
        En los años 70 se incremento la explotacion del manto freatico en la Provincia Habana para aumentar la producion de viandas. Resultado: desastre ecologico.
        En los años 80 se comenzo la construccion de pedraplenes. Resultado: desastre ecologico.

        Me gusta

  2. roman dijo:

    en cuba se han hechos muchos studio por verdadera eminencia sobre cambio climatico en cuba, el problema es la solucion, todo lo combierten en politica, en el ano 1986 el dr alnardo alfonso tenia todo esos studio listo, quien los miro nadie, como pasara con este, siempre ha sido critic el problema del agua en cuba, la poblacion aumento casi el doble, donde van las agua negra al mar,todo lo tiran al mar, no creo que hecista planta de purificacion de agua o reciclage, evidentemente el cambio climatologico mundial esta mayormente producido por el hombre inresponsable, cuba y las isla del Caribe sufriran eso hay studio, quien tomara consiencia y responsabilidad no creo que nadie

    Me gusta

  3. Antonio Vera Blanco dijo:

    ¿Enfrentar al cambio climático? ¿Medidas de adaptación al cambio climático? Eso no es nuevo, en mi tiempo se llamó Protección del Medio Ambiente y Gestión Ambiental. Se sigue caracterizando y diagnosticando efectos, pero muy poco se hace para actuar sobre las causas.

    Me gusta

  4. Wilfredo. Natal. Brasil. dijo:

    El cambio climático está afectando a todos los países, te puedo decir que en brasil en algunos estados la crisis de agua es permanente, casi nunca llueve. Para citar un ejemplo significativo desde mediado del año pasado en la Ciudad de Sao Paulo, considerada el Centro Económico Fundamental del País, está lloviendo muy poco y la escases de agua es horrible, en estos días ha llovido de manera muy errada, acompañada de fuertes vientos, tormentas eléctricas, que han provocado destrucción de casa, vehículos, personas que han fallecido por los derrumbes de casas, arboles caídos, quebrados, etc. Las familias están pasando situaciones difíciles, irritadas, desesperadas, buscan las playas, lugares frescos, afectación en la agricultura, animales que mueren por no tener agua etc, etc. Solo quería, con mi humilde comentario, ilustrar un poquito y llevar a la conciencia y comprensión del cambio climático que sigue avanzando y hay personas que no le dan importancia. Caso de Cuba es muy vulnerable. También la necesidad de ahorrar agua. Muy bien por Orlando. Saludo Claudia. Wilfredo.

    Me gusta

  5. Orlando dijo:

    El acontecimiento hídrico, es un hecho de suma importancia para la humanidad, pero mientras tanto los grandes señores, en otras palabras, los países más acaudalados no le llegue el agua al pie de sus camas, no verán este evento tan importante para la sobrevivencia humana. Muchos argumentan etapas similares en épocas anteriores cuando no había contaminación, sin embargo, la contribución humana será crucial para aminorar las consecuencias. En un ambiente limpio se vive mejor.

    Me gusta

  6. Reblogueó esto en El blog de La Polilla Cubanay comentado:
    El momento es ahora… bueno es desde hace tiempo pero hay que ponerse las pilas… porque el cambio climático no es un slogan más…

    Me gusta

  7. Emilia dijo:

    totalmente de acuerdo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s