Cuba y EE.UU.: Construir puentes de confianza

Universidad  de Charleston y la UCLV Universidad  de Charleston y la UCLV

Lissy Rodríguez Guerrero y Claudia Fonseca Sosa
Fotos: Yander Zamora

Kathleen, Peyton, Kit, Sarah, Simone, Devon, Cassidy, Kiki y Daniel son nueve jóvenes estadounidenses que viajaron el pasado mes a Cuba con la aspiración de conocer de primera mano la realidad de un país que para sus coterráneos es extraño. La mayoría había oído hablar del pequeño archipiélago gobernado por un Partido Comunista en medio del mar Caribe, pero a ciencia cierta, no tenían idea de qué iban a encontrar cuando llegaran.

Todos participan desde el 16 de febrero en la presente edición del semestre académico organizado por el Instituto de Filosofía de La Habana, como parte del intercambio que se desarrolla desde hace más de 15 años con el Colegio de Charleston, en Carolina del Sur, Estados Unidos.

“Realmente no sabíamos qué esperar, porque la idea que se tiene sobre Cuba en Estados Unidos es distinta. La gente incluso puede llegar a decirte que tengas cuidado porque ven a Cuba como un país raro, aunque la percepción que tenemos estando aquí es diferente”, confesó a este diario la joven de 20 años Devon Fray, estudiante de Ciencias Políticas del Colegio.

Quizá el cambio en la opinión de Devon se deba a que el programa está pensado para que el estudiante, más allá de recibir una clase tradicional, sea capaz de percibir la realidad cubana mediante la interacción directa con sus actores sociales.

El doctor Humberto Miranda, del Grupo de Investigación sobre América Latina, Sociología Social y Axiología (GALFISA) del Instituto y director del proyecto por la parte cubana, explicó a Granma que para ellos lo importante es el contacto de los estudiantes con el ciudadano común.

“Por ejemplo, una clase de agricultura y alimentación incluye desde la explicación de las condiciones geográficas para el cultivo de alimentos, hasta salir a la calle a comprar los ingredientes en un agromercado para que ellos mismos puedan preparar una comida típica cubana, con todas las dificultades que eso pueda implicar”, señaló Miranda.

El currículo, diseñado para tres meses de clases, contiene cinco materias dedicadas a profundizar en el estudio de los movimientos sociales y la política en América Latina, la historia de la Revolución Cubana, una introducción a la Cuba contemporánea y un curso de idioma Español. También incluye visitas a varias provincias del país, barrios, proyectos comunitarios, cooperativas e instituciones académicas y culturales, como el Instituto Superior de Arte, la Universidad de Ciencias Informáticas y la Escuela Latinoamericana de Medicina, entre otros.

“El objetivo es que cada uno se forme un criterio propio de Cuba”, sostuvo.

Universidad  de Charleston y la UCLV Universidad  de Charleston y la UCLV

ACERCARNOS Y APRENDER
En el aula se les ve trabajando en equipo, “empiezan a comportarse como grupo”, algo que según Miranda no es común en Estados Unidos. Allá —según dijo— prefieren la interacción a través de las redes sociales que el contacto directo.

En cambio, Cuba les propone el calor de su gente, su austeridad material y su riqueza de espíritu, sus tradiciones culturales y problemas cotidianos, y también potencialidades pedagógicas. Ellos parecen aceptarlo.

Preparan el lugar de clases —el plan de hoy es aprender sobre música con el trovador Frank Delgado—, toman una taza de café, y empiezan a hablar de “lo cubano” como si fuesen expertos en una rama que estudian hace mucho tiempo.

“El cubano sonríe mucho y eso dice bastante del nivel de satisfacción de una sociedad, —opinó Devon—. “En mi país se piensa que los cubanos sienten antipatía por los norteamericanos, pero no es así”.

Su compañera Peyton Aldrich, de 21 años, cree que a simple vista se nota la felicidad y celebra la idiosincrasia cultural cubana. “No he visto a nadie desahuciado. Todos bailan y cantan muy bien”.
Explicó que en el sistema educativo estadounidense se conceptualiza al comunismo como “un monstruo”, aunque a ella no le parece que realmente eso sea verdad. “Solo es un sistema diferente”, dijo.

“Las imágenes erróneas que teníamos de Cuba las hemos ido transformando. Conocernos es muy importante porque somos —como se dice aquí— del mismo “barrio” y tenemos cosas que compartir”, añadió.

Simona Wade aseveró que una de las cosas que más le ha asombrado de Cuba es el nivel educativo y de preparación política que tienen las personas. Para la joven de 23 años que se especializa en Estudios Internacionales, eso es admirable. “Los cubanos siempre están dispuestos a hablar de temas profundos o controversiales y en EE.UU. eso no es común”.

“Es agradable venir aquí y ver a una sociedad con una mente muy abierta, dispuesta a hablar de cualquier tema y con cualquier persona. Los cubanos dicen lo que piensan”, dijo por su parte Sarah Saunders, de 22 años.

La estancia en Cuba ha sido muy gratificante para Kiki Alexander, de 21 años y origen afroamericano. “Por el color de mi piel he llegado a sentir miedo en EE.UU., sin embargo en Cuba me he sentido muy cómoda. No exagero cuando lo digo”.

Los jóvenes estudiantes también comentaron con Granma sus expectativas en cuanto al futuro de las relaciones entre ambos países luego del anuncio realizado el pasado 17 de diciembre por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama.

La mayoría afirmó que fue un hecho muy positivo, aunque para algunos está determinado por el interés del sector empresarial estadounidense de aprovechar las oportunidades que han surgido en Cuba a raíz de la actualización del modelo económico.

“Hablar y acercarnos respetuosamente podría hacer una gran diferencia”, dijo Devon.

“Creo que el cambio de política hacia Cuba beneficia sobre todo a aquellas personas que tienen familia de uno y otro lado, y que por mucho tiempo han estado separadas”, reflexionó Peyton.
“Si se quieren normalizar las relaciones entonces es importante que se normalice el flujo de visitas de los cubanos a EE.UU. y viceversa”, agregó.

“Es muy importante que aprendamos a confiar unos en otros”, sentenció.

En este sentido, Simone consideró que sería muy provechoso para el entendimiento mutuo que intercambios académicos como este y otras formas de contacto “people to people” aumenten.

Universidad  de Charleston y la UCLV Universidad  de Charleston y la UCLV

ASUMIR LA DIFERENCIA
Según comentó Miranda, la idea del proyecto surgió a raíz de un recorrido de investigadores cubanos por centros docentes de Estados Unidos, algunos de los cuales se mostraron interesados en iniciar programas de intercambio académico con el Instituto de Filosofía de La Habana.

Su materialización comenzó en el periodo de gobierno del presidente William Clinton, quien luego de aprobar la Ley Helms Burton en 1996, decidió en el último tramo de su mandato tender algunos puentes hacia Cuba y propició los contactos académicos y “people to people”.

El programa se concretó poco tiempo después como fruto de un acuerdo entre GALFISA y el Colegio de Charleston. “Nos pareció que la propuesta de Charleston era la más adecuada. En el año 1999 vinieron a Cuba los directivos de la universidad, y en el 2000 empezó el primer programa de verano entre los meses de mayo y junio”, añadió.

Por algunos años los cursos transcurrieron sin susto. Pero en el 2004, con el reforzamiento de las medidas hostiles contra Cuba de la administración George W. Bush —que aumentó las negativas de visas a académicos, científicos, artistas, deportistas y funcionarios cubanos—, algunos temieron el fin del que hoy constituye el intercambio académico ininterrumpido más duradero entre ambas naciones.

“De los 114 intercambios que habían en ese momento se quedaron cuatro nada más”, recordó, al tiempo que agradeció al doctor Douglas Friedman, quien preside el programa por la parte estadounidense y contribuyó entonces a localizar el resquicio dejado por la Casa Blanca que permitió salvar el intercambio.

“Los programas, para efectuarse, tenían que durar no menos de 10 semanas. Eso nos ponía ante un reto y lo que hicimos fue convertirlo en un semestre”, señaló.

Como resultado de la colaboración, Friedman ostenta hoy la categoría de Investigador Adjunto de la Academia de Ciencias de Cuba.

Durante estos 15 años más de 200 estudiantes y 20 profesores estadounidenses han visitado Cuba, mientras que profesionales de la Isla han hecho estancias de investigación en el Colegio, con acceso total a su bibliografía y posibilidades de interactuar con otras universidades.

En tres versiones de los eventos organizados por la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, por sus siglas en inglés), se han presentado paneles de investigadores del Instituto.

Sobre el proceso de selección para ingresar al programa, Miranda explicó que el Colegio lanza la convocatoria y a través de entrevistas personales se identifican a los jóvenes cuyos intereses coinciden con los del programa. “Este año se presentaron 16 estudiantes, y quedaron finalmente nueve”.

Para los organizadores del programa, su esencia radica en que los estudiantes logren captar la sociedad cubana con sus matices, sin imposición de conceptos ni adoctrinamientos, sino desde la propia praxis.

“Nosotros estamos muy cerca, tenemos muchas cosas en común, —reflexionó Miranda. Lo que propiciamos es una convivencia en la que aprendamos unos de otros, que los estudiantes logren captar la realidad desde su experiencia y que asuman la diferencia. Me parece que este programa lo que ha hecho es construir un puente para que podamos conocernos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Patria Grande y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cuba y EE.UU.: Construir puentes de confianza

  1. Damir dijo:

    Los usa no costruyen ningunos puentes de ninguna confianza con ningun pais. Si estan espiando sus aleados como Alemania, Francia, Cuba seria ingenua creer que las intenciones de los ee.uu. son benevolentes.

    Cuba hiciera mejor al mirar al resto del mundo para buscar socios economicos. Los usa son solamente un estado imperialista. Peor que Alemania de Hitler. Invasores hegemonicos. Fuerza de destruccion, nada mas.

    Me gusta

  2. Manuel Colomer Bosch dijo:

    Es fundamental que los pueblos se comprendan y colaboren. Pero desgraciadamente las intenciones de los EE.UU, nunca son buenas. La historia lo demuestra. America Latina ha vertido muchas lagrimas por la codicia de los gobiernos estadounidenses. Yo espero que un día llegue el entendimiento entre Cuba y EE.UU, pero en condiciones de igual a igual. Cuba no es el patio trasero de nadie, es un país soberano y eso le otorga el derecho a gobernarse como quiera. Y si los estadounidenses no entienden eso, mejor se queden en su casa. Viva Cuba, y visca Catalunya.

    Me gusta

  3. Lo gracioso del caso y este es un articulo a la segunda potencia. Un articulo cuyos origenes proceden de otro articulo. Toma menos tiempo sembrar confianza que sembrar desconfianza.
    –Todo el Mundo esta interesado en Cuba. Si Cuba en verdad se abre hubiesen hasta 200 millones de turistas al ano. Hoy ya estan dispuestos a pagar $5380 y hasta $5880 dolares por
    persona por una semana en Cuba y las listas de personas poniendo sus depositos son interminables. –Si hablan de gentes dispuestos a ir a Estudiar a Cuba tendriamos otra lista
    aun mas larga: la educacion es Buena, bonita, barata y divertida, el clima es fantastic y la gente
    son simpatiquisimas. Pero aunque todo el Mundo sabe eso, en Cuba ustedes no saben lo
    que tienen. Una vez que Cuba se abra van a ver mas extranjeros en Cuba que Mosquitos y
    asi les gaarantizo la poblacion en Cuba ha de aumentar asi se faciliten los Indoor Sports.

    Me gusta

  4. josepedro dijo:

    Si, con la experiencia del profesor y los testimonios de jóvenes con un imaginario individual representativo del imaginario social construido por los medios de información al servicio de la política hacia Cuba de los gobiernos USA y la Mafia de la FNCA durante más de 55 años sobre Cuba, el pueblo cubano de acá y nuestro gobiernos y sus gobernantes, me demuestran que en el nuevo escenario en que Obama y los tanques pensantes del establishment USA decidieron y nuestro PCC aceptó, SALDREMOS TRIUNFANTES.
    Los norteamericanos en su expectativa creen van a encontrar un pueblo esclavizado, reprimido, sin derechos, inculto y esperanzado en la zanahoria con garrote que ofrece el imperio, pero en lo más profundo del inconsciente del cubano de a pié sabe que Bolívar, Martí, Mella, Fidel y Raúl más las imágenes de genocidio de estado cometido por USA en los 4 puntos cardinales del planeta tierra, JAMÄS permitiremos se repitan en el país que tuvo la LIBERTAD YUGULADA POR LA ENMIENDA PLATT.
    Es cierto que nos beneficiaremos con cualquier medida económica, financiera, comunicacional que se derive de esta nueva etapa del diferendo USA-CUBA con relaciones diplomáticas restablecidas, pero lo que nunca puede olvidar nuestro pueblo es que serán la prueba tangible de lo injusto del bloqueo de USA a CUBA por más de 53 años si algun día lo eliminan en 2015.
    La razón ha estado siempre del lado de la Revolución cubana aun cuando se quieran ponderar errores con análisis descontextualizados de medidas adoptadas en momentos históricos que sirvieron al pueblo y quizás estuvieron vigente más allá del tiempo del contexto que las justificó, ya resueltas.
    Lamentablemente algunos que no vivieron esos acontecimientos, ni sus progenitores, familiares o representantes trasmitieron sus vivencias, tienen en sus estándares indicadores difundidos por los medios capitalistas al servicio de la globalización cultural neoliberal contemporanea y juzgan el nivel de consumo de nuestra patria por esos estambres al margen de los contextos de causa que aquií nos han impuesto, agravados por la insuficiencia económica interna, indisciplina social creciente, corrupción de representantes de la propiedad social y falta de exigencias por quienes corresponde a cada nivel por compromisos e intereses contraidos que ellos mismos no pueden lesionar, contribuyendo con estas actitudes y enriquecimientos ilícitos permitidos a enturbiar más las claras ideas para el escenario de confrontación ideológica impondrá en la calle, restaurantes, autos de alquiler, transportes colectivos, casas que rentan habitaciones, cines, o cualquier lugar público o privado en que se encuentre un visitante proveniente de USA con cualquier cubano.
    Estoy convencido que los yankees se arrepentirán de haberse equivocado en adoptar este método subversivo, pues nuestro pueblo es instruido, justo y patriota, nos inspiran Varela, Martí, Mella, Fidel y Raúl, los visitantes reclamarán in crescendo a su gobierno por haber sido engañados durante tantos años a todo un pueblo contra el pueblo cuabano y su realidad.

    Me gusta

  5. katnoj dijo:

    Es una lastima que EEUU haya decidido declararle la guerra a América Latina, el acercamiento a Cuba nos lleno de esperanza pero con los ataques a la democracia legitima veneca… bueh al tigre no le deja de gustar la carne, dicen. O como diría mi madre, gallina que come huevo, aunque le quemen el pico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s