El BAII, la nueva apuesta de China

Xi Jinping baii2

La creciente popularidad del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), impulsado por China, demuestra que el impacto regional y global de la nación asiática aumenta y el orden mundial cambia velozmente.

Son 45 ya las naciones con intención de adherirse al BAII, además de otros que “contemplan esta posibilidad”, según una publicación del portal vestifinance.ru.

Incluso aquellos que presumiblemente serían los principales rivales de la nueva institución, como la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, hablan de unirse o por lo menos cooperar con el banco.

Lagarde declaró que el FMI estará “encantado de cooperar con el AIIB”, lo que representa un importante respaldo a las posiciones similares adoptadas a principios de marzo por el Reino Unido y poco después por Francia, Alemania, Italia y España.

“Es obvio que Washington está mirando con preocupación la creación y expansión de la influencia del BAII y de China”, reza el artículo de vestifinance.ru.

Según expertos, el problema que ahora tiene EE.UU. podría no haber surgido si los legisladores norteamericanos no hubiesen bloqueado la reforma del FMI, donde la participación de los países en desarrollo, entre ellos China, es muy pequeña.

Al final resultó que esta situación no satisface casi a nadie, mientras que la alternativa a las grandes instituciones financieras que propone China pronto podría convertirse en la única solución que sea atractiva para la mayoría de los países.

“Es poco probable que EE.UU. acepte el hecho de que en la arena de las instituciones multinacionales, donde tradicionalmente ha dominado, haya un nuevo actor fuerte”, cree el autor del artículo.

Sin embargo, prosigue, teniendo en cuenta la participación de los países de la Unión Europea en el proyecto, “Washington tendrá que cooperar de alguna manera con el BAII”, agrega.

“De todos modos, EE.UU. es la única gran economía —junto a Japón— que no está representada entre los participantes del nuevo Banco de Desarrollo y esto por si solo ya es una fuerte prueba de los cambios en el equilibrio de poderes”, concluye el artículo.

“UNA PRUEBA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL”
Por su parte, el analista político e investigador principal en el Instituto de Estudios Estratégicos e Internacionales de Malasia, Sholto Byrnes, sostiene en una columna, publicada en el portal thenational.ae, que “el nuevo banco de China es la prueba de que hay un nuevo orden mundial”.

EE.UU. teme “que sin los procedimientos adecuados de gestión el banco pueda ser utilizado por China como una herramienta de la política exterior. Por supuesto que lo será, igual que el Banco Mundial ha sido utilizado como una herramienta de la política estadounidense”, cita el experto a un comentarista australiano.

En opinión del analista, llama la atención que, “desde su inicio en la conferencia de Bretton Woods en 1944, el Banco Mundial ha sido tradicionalmente dirigido por un estadounidense y el FMI, por un europeo”, además de que “ambas instituciones se basan en Washington”.

“Su ubicación y la procedencia geográfica de sus dirigentes han sido reflejo del orden establecido después de la Segunda Guerra Mundial”, pero “no están actualizadas”, señala el columnista, explicando que “continuar con este privilegio de Europa y EE.UU. es indefendible, algo que las economías emergentes dejaron claro cuando Dominique Strauss-Kahn tuvo que dimitir como jefe del FMI en el 2011”.

En la actualidad el derecho de Beijing “a tener una mayor influencia en la arquitectura financiera global” no se puede negar.
Aunque signifique que “una gran parte de la dirección provendrá de Beijing en lugar de Washington”, este nuevo equilibrio de poder “es totalmente apropiado”, y forma parte del cambio inexorable hacia un mundo multipolar que no puede ser detenido por los estadounidenses, “molestos por la erosión gradual de su dominio”, asevera el experto.

“Es una advertencia a EE.UU. Pero dada la facilidad con la que los países de Oriente Medio, Europa y Asia se están inscribiendo al BAII, también es un mensaje. El mundo ha cambiado. Es hora de que Estados Unidos se ponga al día”, concluye.

OBJETIVO Y ALCANCE DEL BAII
El BAII es, junto con el Nuevo Banco de Desarrollo o banco de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), la pieza más sólida hasta ahora de los planes de las naciones emergentes para establecer una alternativa al sistema financiero internacional actual.

El banco tendrá su sede en Beijing, donde está previsto que comience sus operaciones a finales de este año.

Su misión principal será la financiación de obras de infraestructura en los países participantes, una de las grandes necesidades de Asia. El Banco Asiático de Desarrollo (BAD) las cifra en ocho trillones de dólares para la próxima década, una cifra inasumible para las economías emergentes en la región.

Los principales contribuyentes del Banco Asiático de Desarrollo, creado en 1966, siguen siendo Japón (15,7%) y Estados Unidos (15,6%), mientras que China está en tercer lugar con un 6,5%. Ante estas circunstancias, el gigante asiático ha decidido impulsar este nuevo organismo, que con toda seguridad dominará.

Como miembros fundadores del BAII se encuentran China, India, Nepal, Pakistán, Bangladesh, Omán, Kuwait, Qatar, Mongolia, Uzbekistán, Kazajstán, Sri Lanka, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia, Brunei, Vietnam, Laos, Cambodia y Myanmar.

Posteriormente se adhirieron Maldivas, Jordania, Nueva Zelanda, Arabia Saudita, Tayikistán, Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, Luxemburgo y Suiza.

Ya realizaron sus solicitudes de adhesión además: Australia, Rusia, Brasil, España, Holanda, Dinamarca, Georgia, Turquía, Corea del Sur y Egipto.

Con capital inicial de 50 mil millones de dólares y un tope aprobado de 100 mil millones de dólares, el BAII tendrá una proporción de pago del 20 % y los fundadores determinarán las acciones a distribuir entre los países miembros.

Las autoridades chinas anunciaron estar dispuestas a ofrecer hasta el 50 % del capital, pero aclararon que este país no busca una posición de accionista único y que su tasa irá diluyéndose a medida que en el futuro más miembros integren ese banco.

(Con información de Russia Today y agencias)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en China y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El BAII, la nueva apuesta de China

  1. juan guzman dijo:

    LA NUEVA ESPERANZA OJALA QUE LA NUEVA GENERACION VIVA COMO GENTE NORMAL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s